/** Page structure tweaks for layout editor wireframe */ body#layout #header { margin-left: 0px; margin-right: 0px; } -->

29 de julio de 2008

LLUVIA

La lluvia borraba
mis huellas
sobre la arena
antes que el viento
lo hiciera.

La lluvia me contaba
gota a gota
historias tristes
a mis escleras
una a una
apagaba mi cigarro.

La lluvia cómo cambia
cuando ella quiere
nos alegra el alma
si nos baña la cara
no será que lloramos...

© Gabriel

Foto: lluvia

4 comentarios:

Raquel Fernández dijo...

La lluvia cambia, Gabriel, es cierto. Es bella, evocadora e inspiradora cuando estamos enamorados. Es llanto cuando estamos dolidos.
Me encantó tu poema.
Un beso grande.

Gabriel dijo...

El agua que recorre los surcos y grietas
y horada mas donde mas débil lo encuentra!
Un beso Raquel!

ev dijo...

Muy lindo Gabriel...
Será...

Σ=o) Pau dijo...

Cuando son ojos enamorados los que derraman lágrimas, por nuestra piel se deslizan como granizos, en cambio cuando somos presos de una intensa emoción puede que sea una sola lágrima pero junto a nuestros latidos será un tormenta pero de felicidad.
Me encantó Gabriel! cortito y precioso! vine a dejarte un beso y muchos ronroneos.

Loading...